Generosidad y capacidad en su máxima expresión

A un año de su partida, así recordamos a Don Héctor Sicco
Por Leonardo Rodríguez Vázquez (GIEFI – Minas)
Suena el teléfono en un apartamento de Montevideo. La voz enlentecida de un hombre mayor responde. Y ante la clásica consulta del “¿quién habla?”, su lucidez derriba el temor de quien llama, a no ser conocido.
Es un comunicador del interior, llamando al gran “bocha” Sicco, a Don Héctor Sicco, un hombre referente en el país en lo que a datos de diferentes campeonatos se refiere. Del cual muchos nos hemos nutrido de su gran base de datos, algunos dando crédito a la fuente y otros ignorando ello y aprovechándose de la ocasión. Por supuesto que no es justo ni ético, pero cada cual sabe como obra y a lo que se expone.
Volviendo a la llamada, una sigla clave abre la puerta al diálogo, GIEFI, el Grupo de Investigación y Estadística del Fútbol del Interior. A este grupo Héctor le brindó todo lo que tenía en su poder sobre el fútbol del interior.
Fraybentino y nacionalófilo, Héctor dedicó su vida a recopilar detalles que lo llevaron a conformar una gran base de datos. Pero no se limitó a sus sentimientos y abarcó todo lo que tuvo a su alcance, a nivel profesional y amateur.
Era conocido en la OFI, a la que concurría habitualmente por información. Fue integrante de la comisión de historiadores de su querido Nacional.
Pero más allá de eso, era un clase A. Siempre tenía tiempo para atender a quien lo llamara o lo visitara. Nunca se guardó nada de lo que estuvo a su alcance. Todo aquel que lo contactó, siempre obtuvo una respuesta de su parte.
En épocas de avances tecnológicos, de información que va y viene por email o por WhatsApp, de esa que “se copia y se pega”, el “bocha” se mantuvo por fuera de todo esto. Siempre tengo presente el día que lo llamé por una duda que tenía sobre partidos en la historia de la selección de Lavalleja y sólo me pidió un minuto para tomar nota y mi domicilio. A las 48 horas llegó un sobre, con la información consultada y con una dedicatoria, todo originado en su máquina de escribir.
Peleó contra una enfermedad y lamentablemente partió físicamente hace un año. ¡Ya! El “bocha”, al que homenajeamos en Trinidad en 2013 dándole su nombre al archivo del GIEFI y con el que, más acá en el tiempo, compartimos un inolvidable encuentro en Young en 2018, siempre está presente, no sólo en el nombre del archivo del grupo, sino también en recuerdos, anécdotas o simplemente referencia a materiales. “Eso lo saqué de una carpeta de Don Héctor”… comienza cualquier mención al respecto.
A un año del día de la triste noticia, sentarse a escribir sobre él es una mezcla grande de sensaciones, pero con un factor común, una sonrisa en la comisura de los labios, propia de lo que siempre nos generó una persona tan capaz y tan generosa. Por eso lo del comienzo… Don Héctor Sicco es la fiel representación de la generosidad y capacidad en su máxima expresión.

Foto: Encuentro Nacional de GIEFI en Trinidad, año 2013, ocasión del homenaje a Don Héctor de parte del grupo. Sicco es el último de los hincados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *